Bulgaria podría ser el próximo Estado miembro de la UE en introducir los controles continuos de las transacciones (CTC) tras Italia, Francia y Polonia. La introducción de los CTCs proporciona a las administraciones fiscales una visibilidad más granular y continua de los datos empresariales relevantes para la fiscalidad.

Bulgaria ha anunciado que está estudiando la posibilidad de imponer la facturación electrónica y la transmisión de las facturas a la administración fiscal. Esto podría hacerse a través de un software de facturación electrónica de un proveedor o de un software desarrollado y alojado por la propia autoridad fiscal.

Todavía no se sabe si la transmisión de datos a la autoridad fiscal se utilizará únicamente para informar o si habrá un mecanismo de compensación, en cuyo caso no se emitirá una factura a la contraparte hasta que la autoridad fiscal la autorice primero.

La ANR, la autoridad fiscal búlgara, está revisando su propuesta de facturación electrónica con las partes interesadas del sector para decidir si adopta un modelo de facturación electrónica obligatorio. Se espera una decisión sobre la adopción de un esquema de CTC para finales de año.

Paralelamente, la ANR ha propuesto cambios para digitalizar el proceso de notificación del volumen de negocio de los minoristas en línea. Los cambios propuestos permitirán a los minoristas en línea enviar los datos directamente a la ANR a través de un software registrado, en lugar del método actual de notificación del volumen de negocios mediante cajas registradoras. Estos cambios, que se encuentran actualmente en fase de consulta pública, entrarán en vigor tras su aplicación en la legislación secundaria.

Aunque la facturación electrónica búlgara está en sus inicios, es evidente que forma parte de la tendencia general de la CTC en Europa.

Será interesante ver lo rápido que Bulgaria puede ponerse al día con los planes de CTC de sus Estados miembros, estaremos atentos a la evolución.

Tome medidas

Para obtener más información sobre lo que creemos que nos deparará el futuro, descargue el informe Tendencias: cumplimiento en facturación electrónica y síganos en LinkedIn y Twitter para mantenerse al día sobre las últimas legislaciones y otras novedades.

La Autoridad General de Zakat e Impuestos (GAZT) ha publicado en un proyecto de normas para los controles, requisitos, especificaciones técnicas y normas de procedimiento para la aplicación de las disposiciones del reglamento de facturación electrónica.

Además del proyecto de normas, las especificaciones técnicas asociadas (Diccionario de Datos de la Factura Electrónica, Norma de Implementación XML de la Factura Electrónica y Normas de Implementación de Seguridad de la Factura Electrónica) están disponibles en la página web de la GAZT.

El proyecto de normas tiene por objeto definir los requisitos y controles técnicos y de procedimiento para el próximo mandato de facturación electrónica (que entrará en vigor el 4 de diciembre de 2021) y está actualmente abierto a consulta pública. La fecha límite para enviar comentarios sobre el proyecto de normas es el 17 de abril de 2021.

¿Qué se prevé en el proyecto de reglamento?

Como se ha explicado anteriormente, el sistema de facturación electrónica tendrá dos fases principales.

La primera fase de comienza el 4 de diciembre de 2021 y requiere que todos los contribuyentes residentes generen, procesen y almacenen facturas electrónicas y notas electrónicas (notas de crédito y débito). El proyecto de normas establece que las facturas electrónicas y sus notas asociadas deben generarse en el formato XML definido o en el formato PDF/A-3 (con XML incrustado). para la segunda fase. Para la primera fase no se exige ningún formato específico; sin embargo, dichas facturas y notas deben contener toda la información necesaria.

Una solución conforme debe tener las siguientes características:

La segunda fase de traerá consigo un requisito adicional para que los contribuyentes transmitan facturas y notas electrónicas al GAZT. Los sujetos pasivos deberán integrar sus sistemas con los del GAZT utilizando una interfaz de programación de aplicaciones (API).

El proyecto de normas establece que el plazo para el inicio de la segunda fase es el 1 de junio de 2022 y que los grupos seleccionados deben integrarse en los sistemas de la GAZT de acuerdo con el calendario.

Como resultado de los requisitos de la segunda fase, el sistema de facturación electrónica saudí se clasificará como sistema de facturación electrónica CTC a partir del 1 de junio de 2022. Para las facturas electrónicas relacionadas con las transacciones B2B y B2G se prevé un régimen de autorización por el que una factura electrónica sólo surtirá efecto legal si es aprobada por la GAZT. Sin embargo, puede prescribirse un requisito de notificación de CTC para las facturas B2C.

¿Qué es lo que sigue para las normas de facturación electrónica de Arabia Saudí?

Se espera que las normas se publiquen en los próximos dos meses, una vez recogidas las opiniones de la consulta pública. Esto dará a los contribuyentes saudíes aproximadamente seis meses para prepararse para el próximo mandato.

Tome medidas

Sovos lleva más de una década manteniendo a los clientes al día con la legislación de facturación electrónica en todo el mundo.

Es bueno ver la luz al final del túnel. Sin embargo, es demasiado poco y demasiado tarde para muchas empresas pequeñas, pero también para muchas grandes. Miles de ellas no pudieron capear el temporal porque dependían especialmente del contacto humano. Otras se vieron afectadas de forma desproporcionada simplemente porque COVID-19 las golpeó justo cuando atravesaban un periodo difícil de su ciclo vital. A medida que vemos los primeros éxitos de las vacunas contra el COVID-19, las empresas y los mercados están ganando confianza en que, para el último trimestre de 2021, los países volverán a tener una nueva velocidad de crucero. Con algunas excepciones notables, muchas de las economías más fuertes del mundo tardarán años en recuperarse de las secuelas.

Internet al rescate, pero sigue habiendo fallos

Como en todas las crisis, el año pasado ha acentuado los puntos débiles y acelerado los fallos. Aunque hay que reconocer que la crisis de la COVID-19 habría sido mucho peor sin Internet y el estado actual de adopción de la tecnología en todo el mundo, los focos restantes de procesos heredados en los que las empresas se estaban quedando atrás en su transformación digital han salido a la luz mientras los empleados luchaban por equilibrar las preocupaciones de salud con el imperativo de mantener las cosas en funcionamiento en oficinas y centros de datos desiertos.

Un área en la que las ineficiencias han quedado al descubierto es el software local. Muchas empresas han empezado a adoptar software basado en la nube para dar soporte a diferentes categorías de flujos de trabajo y conexiones con socios comerciales; sin embargo, muchas empresas grandes se han mostrado reticentes a trasladar a la nube los sistemas empresariales principales, como los ERP, la logística o los sistemas de reservas. El motivo de esta reticencia suele ser que los sistemas heredados están muy personalizados. Aunque muchos proveedores de software empresarial ofrecen versiones en la nube pública que, en teoría, presentan muchas ventajas con respecto a la implantación en las instalaciones, los retos prácticos de adaptar las organizaciones y los procesos a los flujos de trabajo «enlatados» diseñados en torno a las mejores prácticas estándar a menudo los han superado.

Otra serie de retos son más intrincados. Los procesos manuales siguen dominando la gestión de pedidos y facturas en empresas de todos los tamaños a nivel mundial. En los casos en los que el software de flujo de trabajo permite al personal de contabilidad acceder al sistema de forma remota, las aprobaciones y contabilizaciones pueden gestionarse desde las oficinas en casa, pero la prevalencia del papel en muchas relaciones con los proveedores y los clientes sigue requiriendo que las personas gestionen el escaneo, la impresión y el envío por correo o -sí- por fax de los documentos clave desde oficinas con acceso limitado.

Estos problemas serán más difíciles de superar, ya que las costosas máquinas industriales para el procesamiento de documentos en papel no pueden colocarse fácilmente en las oficinas domésticas. La respuesta a este reto no reside en formas creativas de convertir las cocinas de la gente en centros de escaneo o impresión, sino en dar finalmente el gran salto hacia la integración de datos de extremo a extremo.

Lo bueno, lo malo y lo feo de los impuestos como motor de la automatización

Interestingly, if COVID-19 isn’t enough of a reason to take that automation leap, businesses can expect a helping hand from tax administrations. Many countries had already started large-scale programs to push continuous transaction controls (CTCs). Such as mandatory real-time clearance of digital invoices. The current global health crisis is pushing tax administrations to accelerate these programs. We have seen announcements of plans towards such compulsory e-invoicing or digital reporting of accounting data in countries like France, Jordan and Saudi Arabia. In addition to several countries including Poland and Slovakia who stated their intent to follow in the footsteps of countries in Latin America and also European frontrunners like Italy and Turkey. Even in Germany, which has long resisted the call of CTCs, a significant political party has proposed decisive action in this direction.

These initiatives are still often motivated by the need to close tax gaps. However the need for resilience in revenue collection is clearly another driver. Also, examples from countries like Brazil have shown that CTCs massively improve governments’ ability to track and monitor the economic effects of a crisis down to the smallest sectoral detail. This gives them granular data that can be used for surgical fiscal policy intervention to guide the most severely affected activities through a crisis.

Con todas las circunstancias conspirando para dar a las empresas una razón para atravesar esa última milla hacia la automatización total -la interfaz entre sus operaciones de compra y venta y las de sus socios comerciales-, se podría pensar que las empresas están poniendo en marcha planes para prepararse para un conjunto de procesos y estructuras organizativas totalmente digitales y mucho más resistentes.

Lamentablemente, la forma en que se despliegan los mandatos de CTC y la manera en que las empresas responden a ellos han frenado históricamente la inversión en la automatización de los procesos empresariales y la adopción de software empresarial moderno basado en la nube.

Los mandatos del CTC son increíblemente diversos, y van desde un segundo conjunto completo de libros de contabilidad en línea que debe mantenerse mediante -entre otras cosas- una clasificación adicional de los suministros en el sistema alojado por el gobierno en Grecia, hasta una configuración completamente diferente que incluye proveedores de servicios e informes de pagos de transacciones que se está diseñando en Francia. Los representantes de China hablan de controles de facturación basados en blockchain, mientras que países como Polonia y Arabia Saudí se preparan para redes de intercambio de facturas centralizadas y gestionadas por el gobierno. Los plazos de los mandatos tienden a ser demasiado cortos, y las administraciones tributarias realizan innumerables ajustes estructurales -también con plazos cortos y sólo disponibles en el idioma local- durante los periodos de implementación y durante años después.

Sin embargo, las administraciones tributarias podrían alegar con cierta legitimidad que los plazos son siempre demasiado cortos, casi independientemente del tiempo de transición que se conceda a los contribuyentes, porque muchas empresas se preparan estructuralmente demasiado tarde. La tendencia mundial hacia los CTC, el SAF-T y mandatos similares es evidente para las empresas desde hace años, pero muchas están mal preparadas; en particular, muchas empresas multinacionales siguen considerando que el cumplimiento del IVA es una cuestión que deben resolver las filiales locales, lo que crea paso a paso una enorme red de procedimientos localizados que, en lugar de corresponder a las mejores prácticas empresariales, fueron diseñados por las oficinas de la administración fiscal.

Creating a virtuous circle towards tax automation during Covid-19

Which brings us back to why companies aren’t adopting flashy new releases of enterprise software packages in public cloud mode. Or further automating their trading partner exchanges, more quickly. All parties in this equation want the same thing. That is seamless and secure sharing of relevant data among businesses, and between businesses and tax administrations. However kneejerk reactions to regulatory mandates by businesses, and lack of tax administrations’ familiarity with modern enterprise systems, are creating the opposite effect. Companies panic-fix local mandates without a sufficient understanding of the impact of their decisions. Neither on their future ability to innovate and standardize. The enterprise resources come first to put systems in place post-haste. They then manage the problems stemming from adopting a patchwork of local tax-driven financial and physical supply chain data integration approaches. This comes from IT budgets that then don’t get spent on proper automation.

Hay varias cosas que pueden romper este círculo vicioso. Las empresas deben cambiar su forma de abordar estos cambios de digitalización del IVA como algo revolucionario en lugar de evolutivo. Estando bien informadas y bien preparadas, es posible adoptar un enfoque estratégico para aprovechar los mandatos del CTC en lugar de sufrirlos. Las administraciones tributarias deben hacer su parte adoptando las buenas prácticas existentes en el diseño, la implementación y el funcionamiento de las plataformas digitales con fines de intercambio obligatorio de datos comerciales. Los Principios CTC de la CCI son una excelente manera de dar a la economía mundial ese impulso de inmunidad tan necesario, permitiendo a las empresas y a los gobiernos mejorar la capacidad de recuperación al tiempo que se liberan los recursos bloqueados en los ineficientes procesos manuales de negocio y de cumplimiento fiscal.

Tome medidas

Para saber más sobre lo que creemos que nos depara el futuro, descargue VAT Trends: Toward Continuous Transaction Controls y síganos en LinkedIn y Twitter para estar al día de las novedades normativas y otras actualizaciones.

Durante los últimos meses, a falta de una aclaración formal, se ha especulado mucho sobre si las autoridades indias seguirían adelante con la ampliación del ámbito de aplicación de la facturación electrónica obligatoria. Mientras que algunos han planteado la preocupación de que el segmento indio de las medianas y pequeñas empresas no estaría preparado para tal cambio, otros, incluidos funcionarios del gobierno, han reforzado el mensaje de que la ampliación seguiría adelante según lo previsto.

El 8 de marzo de 2021, la Junta Central de Impuestos Indirectos y Aduanas (CBIC) emitió una notificación en la que se rebaja el umbral de la facturación electrónica obligatoria de 100 a 50 millones de rupias. Los contribuyentes que ahora están en el ámbito de aplicación deben cumplir con las normas de facturación de control continuo de las transacciones (CTC) a más tardar el 1 de abril de 2021.

Aunque los contribuyentes ya han tenido acceso a al entorno de pruebas del API Sandbox para prepararse, la tardía publicación formal de la Notificación deja a los contribuyentes afectados con poco tiempo para cumplirla.

El sistema de facturación del CTC indio

El sistema indio de facturación electrónica requiere que los contribuyentes transmitan los datos de la factura en formato JSON al Portal de Registro de Facturas (IRP) antes de intercambiar la factura legal con sus contrapartes.

Una vez que el archivo JSON se transmite al IRP, éste realiza ciertas comprobaciones y validaciones comerciales. Tras superar el proceso de validación sin errores, el IRP genera el número de referencia de la factura (IRN), lo incluye en el JSON, firma el JSON y lo registra.

El IRP también genera los datos del código QR que deben incluirse en el PDF o en la versión en papel de la factura, si ésta se crea. Con estos datos del código QR se puede generar una representación gráfica del mismo. Los contribuyentes pueden intercambiar sus facturas en formato JSON o PDF, o en papel.

Tome medidas

Sovos lleva más de una década manteniendo a los clientes al día con la legislación de facturación electrónica en todo el mundo.

Tras la introducción en de la «fiscalización«, el sistema de Control Continuo de las Transacciones (CTC) de Albania, a principios de 2020, el gobierno albanés publicó más información sobre el sistema CTC y a finales de 2020 actualizó el calendario de implantación.

A lo largo de 2020, el gobierno albanés publicó una serie de leyes secundarias sobre diferentes elementos del régimen CTC. El régimen de CTC albanés es una mezcla de liquidación de facturas electrónicas y de comunicación de datos en tiempo real a la autoridad fiscal. Ambos procesos están regulados en una legislación separada pero igualmente larga.

Según la documentación publicada, las facturas B2B y B2G que no se paguen en efectivo deben emitirse y recibirse en formato electrónico, mientras que las facturas de las transacciones en efectivo (por ejemplo, B2C) pueden ser electrónicas, siempre que el destinatario las acepte.

Las facturas electrónicas deben intercambiarse en un formato estructurado basado en las normas europeas a través del Sistema Central de Información (CIS) administrado por AKSHI, la Agencia Nacional de la Sociedad de la Información de Albania.

Las facturas electrónicas deben ser «fiscalizadas» antes de ser intercambiadas entre las partes, es decir, deben ser autorizadas por la autoridad fiscal y recibir un número de identificación único (NIVF) que debe incluirse en el contenido de la factura. Las facturas electrónicas sólo son válidas después de ser autorizadas por la autoridad fiscal.

También se ha publicado más información sobre la plataforma central de facturación, el contenido y el esquema de las facturas electrónicas, así como los requisitos de información para los proveedores de servicios de pago.

 

El nuevo calendario de implantación del sistema CTC albanés es:

 

El impresionante volumen y ritmo con el que Albania ha publicado la documentación del CTC en el transcurso de los últimos meses es una señal de que el país está en vías de cumplir los plazos de aplicación de su sistema de CTC.

Tome medidas

Para saber más sobre lo que creemos que nos depara el futuro, descargue Trends: Continuous Global VAT Compliance y síganos en LinkedIn y Twitter para estar al día de las novedades normativas y otras actualizaciones.

El nuevo sistema indio de facturación electrónica está en funcionamiento desde octubre de 2020 y se ha desplegado por fases. La primera fase comenzó en octubre de 2020 con los contribuyentes con un umbral de 500 millones de rupias o más y la segunda fase continuó en enero de 2021 cubriendo a los contribuyentes con un umbral de 100 millones de rupias o más.

Las autoridades indias han expresado continuamente su ambición de contar con una solución de facturación electrónica a escala nacional y tienen previsto ampliar gradualmente el alcance de la facturación electrónica. Por lo tanto, es interesante observar que a los contribuyentes no se les permitió aplicar la facturación electrónica voluntariamente en las dos primeras etapas, sino que tuvieron que esperar hasta que sus segmentos de mercado fueran identificados por las autoridades como listos para las pruebas.

El Secretario de Finanzas anunció previamente en que para el 1 de abril de 2021 todos los contribuyentes de la India tendrían acceso a la facturación electrónica, pero no quedó claro en estos anuncios si el objetivo era hacerlo obligatorio o simplemente permitir la adopción voluntaria de la facturación electrónica a partir de abril de 2021.

Novedades de la facturación electrónica

Se ha habilitado el portal Sandbox de la API de facturación electrónica para los contribuyentes con un volumen de negocio entre 50 Cr. de rupias y 100 Cr. de rupias para realizar pruebas técnicas. Teniendo en cuenta las prácticas anteriores, este avance podría interpretarse como un indicio de que un mandato está a la vuelta de la esquina.

Anteriormente se anunció, a través del portal de la caja de arena de la API de la factura electrónica, que los contribuyentes de entre 100 y 500 millones de rupias estaban habilitados para las pruebas. A este avance le siguió poco después una notificación que obligaba a la facturación electrónica para esos contribuyentes a partir de enero de 2021. Por lo tanto, se espera que el gobierno indio publique pronto una notificación que obligue a facturar electrónicamente a los contribuyentes con un volumen de negocio de 50 millones de rupias o más.

Línea de tiempo

Aunque no hay declaraciones formales comunicadas por las autoridades sobre el calendario o el mandato, muchos interesados esperan que el 1 de abril de 2021 sea la fecha obligatoria para cumplir con el nuevo proceso de facturación electrónica para el siguiente segmento de contribuyentes. Teniendo en cuenta los anuncios anteriores, no sería una bomba. Sin embargo, los contribuyentes quedarían con un plazo muy ajustado para cumplirlo.

Tome medidas

Sovos tiene más de una década de experiencia manteniendo a los clientes al día con los mandatos de facturación electrónica en todo el mundo.

Descubra por qué tiene sentido invertir en tecnología y automatización para agilizar los procesos fiscales y aliviar las cargas a las que se enfrentan los equipos financieros.

El cambio hacia la digitalización requiere una adaptación y un cambio radical de la tecnología existente en todos los sectores. A medida que esto ocurre, aumentan las tensiones y ansiedades en torno a la automatización y la pérdida de puestos de trabajo. Con Oxford Economics predice que 12,5 millones de puestos de trabajo en el sector manufacturero serán automatizados en China para 2030, una fuerza de trabajo parcialmente automatizada está en el horizonte.

Experiencia humana y tecnología

Pero la experiencia humana y la tecnología pueden ir de la mano, con la tecnología apoyando a los equipos y multiplicando por diez la productividad. Por ello, para las empresas, la única manera de prosperar en un mundo cada vez más digital es invertir en la tecnología adecuada.

Para las organizaciones que operan en todo el mundo, esto es especialmente importante, ya que se necesita un amplio conocimiento de la legislación financiera gubernamental de muchos países. Los marcos financieros son complejos y cambian constantemente. La presentación de informes sobre el IVA en tiempo real es cada vez más frecuente en todo el mundo, con controles continuos de las transacciones (CTC) que limitan fuertemente muchas jurisdicciones diferentes. Sin la automatización, las horas necesarias para seguir manualmente el ritmo de las nuevas normas superarían con creces la capacidad humana realista.

Para las empresas globales, presentar manualmente el papeleo para las auditorías e informes no es sostenible ni sensato. Pero un problema adicional para quienes operan en múltiples jurisdicciones es cómo seguir el ritmo de las normas y regulaciones gubernamentales en constante cambio que se exigen para las transacciones comerciales.

Gobiernos digitales

Los gobiernos de todo el mundo están revisando su forma de medir y recaudar los impuestos. El objetivo es mejorar el nivel económico de sus países. La digitalización de los procesos de declaración da paso a una visión mucho más forense y precisa de la salud económica de una nación. Por ello, no es de extrañar que la facturación y los informes automatizados hayan pasado a ocupar un lugar destacado en la agenda de los últimos años.

El enfoque que se adopte para actualizar muchas transacciones e interacciones depende de los puntos de vista específicos de cada país: algunas jurisdicciones imponen distintos niveles de CTC, facturación en tiempo real, archivo y notificación de la documentación comercial. Por lo tanto, los que operan a nivel internacional sentirán la presión adicional de realizar un seguimiento preciso y cumplir con leyes múltiples y complejas que amenazan con fuertes multas por incumplimiento. El comercio y el funcionamiento dentro de la ley requieren ahora tecnología e infraestructura inteligentes.

Los enfoques en todo el mundo difieren; América Latina fue pionera en la compensación obligatoria B2B de las facturas electrónicas, y Brasil requiere una compensación completa a través de una plataforma gubernamental. En Europa, la directiva del IVA de la UE prohíbe que los países introduzcan la facturación electrónica completa, aunque Italia rompió esta tendencia en 2019, tras un largo proceso de derogación. A medida que las economías cambian a un modelo de negocio impulsado por los datos, el paso a un régimen fiscal digital es inevitable.

Aprendizaje automático

La brecha del IVA sigue confundiendo a los gobiernos de todo el mundo. Por eso, para combatirla, muchas naciones han creado sus propios sistemas. A su vez, esto hace que haya un mosaico de mecanismos incapaces de comunicarse entre sí. Por si fuera poco, la lenta adopción de las facturas electrónicas en muchos países ha provocado un panorama completamente fracturado: la información sobre el IVA se sigue comunicando periódicamente en muchos países, y cada jurisdicción establece su propia norma. Estamos muy lejos de la coherencia en la digitalización global.

A medida que más países desarrollan su propia visión de la digitalización de la facturación, las cosas parecen cada vez más complejas. La nueva legislación reguladora sigue apareciendo y su seguimiento puede causar dolores de cabeza e incumplimientos accidentales. Las empresas internacionales deben estar atentas a las novedades que se producen en todos los países en los que operan y es esencial que apliquen sistemas que puedan seguir y actualizar la nueva legislación a medida que se produce.

APIs flexibles

Pero la tecnología también debe reflejar con exactitud las finanzas de toda la empresa. Tiene que enlazar todos los sistemas para informar con precisión sobre los impuestos. Por eso las API flexibles son la primera prioridad. Los programas con API sofisticadas permiten a los sistemas fiscales «conectarse» a una empresa y recopilar información vital. A su vez, permiten a las empresas mostrar los datos necesarios, mostrar resultados precisos y evitar las sanciones del gobierno. Es esencial que la tecnología pueda integrarse con una serie de sistemas de facturación, ERP y plataformas de adquisición para el pago cuando se trata de interacciones gubernamentales delicadas. Los volúmenes de datos creados y manejados son enormes, y cada vez más fuera del alcance de las posibilidades humanas.

Asimismo, la tecnología puede ayudar a formatear la información según las peticiones de cada país, lo que es esencial para la elaboración de informes digitales. La tecnología existe para controlar y ajustar los formatos de las facturas. Por ejemplo, para adaptarse al país en el que opera una empresa y evitar sanciones por incumplimiento. Dado que el tiempo suele ser esencial y escaso, las herramientas que automatizan la administración y liberan tiempo para los elementos estratégicos de las finanzas de la empresa se amortizan con dividendos. En efecto, a medida que las máquinas se integran cada vez más en las operaciones, los análisis manuales se vuelven más difíciles. Tanto los gobiernos como las empresas se apoyan en la automatización y la tecnología avanzada para aliviar las cargas administrativas resultantes.

Automatizar para cumplir

Un futuro verdaderamente digital está al alcance de muchas economías, pero tiene un precio. Para aprovechar la rápida ola de transformación digital, las empresas deben armarse de tecnología. Es hora de gestionar el creciente ámbito de las regulaciones complejas y basadas en datos. Tiene sentido invertir en tecnología y automatización para gestionar los análisis e investigaciones que requieren mucho trabajo, agilizar los procesos y aliviar las cargas a las que se enfrentan los equipos financieros. Todo ello sin necesidad de recurrir a un costoso personal experto o a una asistencia externalizada. En el umbral de una forma de trabajo totalmente digital, ya no es práctico presentar manualmente el papeleo para las auditorías y los informes.

Es importante seleccionar cuidadosamente la tecnología para sincronizar y comunicar información vital en toda la infraestructura informática de una empresa. En el actual contexto de recesión, la presión sobre los equipos financieros es intensa. La presión para rendir al máximo, salvaguardar cualquier fuga financiera y controlar estrictamente los gastos y salidas. Frente a la adversidad, la tecnología puede guiarnos y apoyarnos, y podría convertirse en algo crítico para el negocio.

Invertir en automatización y tecnología no tiene por qué costar puestos de trabajo en las finanzas. Por el contrario, puede ir de la mano de la experiencia humana. Puede gestionar tareas arduas y complejas. Al mismo tiempo, libera tiempo y energía para que las empresas puedan concentrarse en lo que mejor saben hacer.

Tome medidas

Descubra cómo Sovos puede ayudarle a centralizar, estandarizar y automatizar sus obligaciones de información fiscal y de IVA en .

Francia está introduciendo controles continuos de las transacciones (CTC). A partir de 2023, Francia implantará una obligación de compensación y notificación electrónica de la facturación electrónica B2B. Con estos amplios requisitos, junto con la obligación de facturación electrónica B2G que ya es obligatoria, el Gobierno pretende aumentar la eficiencia, reducir los costes y luchar contra el fraude. Obtenga más información.

Francia muestra una sólida comprensión de este complejo tema del CTC, pero aún quedan algunos interrogantes.

Introducción

Francia anuncia cambios en el IVA impulsados por las reformas internacionales para los controles continuos de las transacciones del IVA («Controles continuos de las transacciones» o «CTC»). El Gobierno francés pretende aumentar la eficacia, reducir los costes y luchar contra el fraude mediante la implantación de la liquidación obligatoria de facturas electrónicas B2B. Esto, unido a la obligación de presentar informes electrónicos , proporciona a la administración fiscal todos los datos pertinentes de las transacciones B2B y B2C. Se empezará por las grandes empresas.

Un sistema mixto de CTC

En el informe «El IVA en la era digital en Francia» («La TVA à l’ère du digital en France»), la Direction Générale des Finances Publiques -o DG-FIP- describe su objetivo de aplicar esta solución mixta. La base será la liquidación obligatoria de las facturas electrónicas (idealmente para todas las facturas, sin excepciones como los importes límite, etc.).

Esto proporcionará a la autoridad fiscal los datos relativos a cualquier transacción nacional B2B. Sin embargo, para poder combatir eficazmente el fraude, incluido el de tipo carrusel, esto no es suficiente; necesitan tener acceso a todos los datos de las transacciones. Por lo tanto, los datos que la autoridad fiscal no recibirá como parte del proceso de compensación de facturas electrónicas -en particular las facturas B2C y las facturas emitidas por proveedores extranjeros que no estarán sujetas a un mandato nacional francés, así como determinados datos de pago- estarán sujetos a una obligación complementaria de notificación electrónica. (La obligación de comunicar estos últimos datos por vía electrónica no significa que las facturas subyacentes deban ser facturas electrónicas; las partes pueden seguir transmitiendo en papel entre ellas).

La arquitectura de compensación

El informe describe cómo la DG-FIP ha considerado dos posibles modelos para el proceso de liquidación de facturas electrónicas. Esto es a través del portal central Chorus Pro (actualmente el punto de liquidación de todas las facturas B2G). Se trata del modelo V y del modelo Y.

En el modelo V hay una plataforma pública que sirve de punto de liquidación; la plataforma central Chorus Pro es la única plataforma autorizada a través de la cual se puede transmitir la factura al comprador o, en su caso, al proveedor de servicios del comprador.

El modelo Y incluye, además de la plataforma central, a terceros proveedores de servicios certificados, que están autorizados a compensar y transmitir las facturas entre las partes que realizan las transacciones. Esta alternativa es la preferida por la comunidad de proveedores de servicios. Por esta razón, y porque este modelo es más resistente al no estar expuesto a un único punto de fallo, el informe parece favorecer el modelo Y.

Línea de tiempo

En cuanto al calendario, a partir de enero de 2023, todas las empresas deberán poder recibir facturas electrónicas a través del sistema centralizado. En cuanto a la emisión, se prevé un despliegue similar al del mandato de factura electrónica B2G, empezando por las grandes empresas.

Desafíos y camino a seguir

El informe sienta una buena base para el despliegue de este sistema mixto de CTC. Sin embargo, habrá que aclarar muchas cuestiones para permitir una implantación sin problemas. Algunas de ellas bastante fundamentales.

      • El modelo propuesto implica que la administración fiscal francesa debe reflexionar sobre los detalles de la certificación de los proveedores de servicios.
      • La relación entre el régimen de CTC de alto nivel propuesto y las normas preexistentes en materia de integridad y autenticidad de la facturación electrónica. Es necesario aclarar la versión francesa del SAF-T (FEC) y las opciones de declaración digital del IVA. Sobre este último tema, la ley presupuestaria francesa para 2020 que inició este movimiento hacia los CTCs sugirió que las declaraciones de IVA precargadas son uno de los objetivos clave, incluso si esto no figura de forma prominente en el informe de la DG-FIP.
      • Quedan algunos interrogantes sobre el servicio de archivo central asociado al sistema CTC.
      • El directorio central de direcciones de facturación electrónica propuesto requiere un diseño cuidadoso (incluyendo el mantenimiento) y su implementación.

El informe propone un despliegue progresivo y pedagógico. Esto garantizará que las empresas gestionen este cambio -para algunos radical- hacia la facturación y la información electrónicas. Se hace referencia a los principios prácticos de la CCI sobre el CTC , señalando específicamente la importancia de la notificación temprana y el consejo de la CCI de dar a las empresas al menos 12-18 meses para prepararse. El primer plazo se cumple dentro de poco más de dos años. Esto deja sólo de 6 a 12 meses para que la administración fiscal francesa resuelva todos los detalles y adopte las leyes, decretos y directrices pertinentes. Esto si las empresas tienen lo que la CCI considera un tiempo razonable para adaptarse.

Tal y como se anticipó , las autoridades fiscales portuguesas han publicado más información sobre la regulación de las facturas. Las noticias de las últimas semanas sobre el aplazamiento de los requisitos establecidos durante la minireforma de la factura electrónica del país, y la retirada de de la obligación de una empresa de comunicar un conjunto de información a la autoridad fiscal, culminaron con la tan esperada regulación sobre el número único de identificación y los códigos QR.

Ya en 2019, el Decreto-Ley 28/2019 introdujo el número de identificación único y el código QR como contenido obligatorio de las facturas. Previsto para entrar en vigor el 1 de enero de 2020, faltaban los detalles sobre lo que constituye dicho número único de identificación y el contenido de los códigos QR. Sin embargo, el gobierno portugués ha publicado ahora una Ordenanza que regula con más detalle ambos requisitos.

Un nuevo código de validación

De acuerdo con la Ordenanza 195/2020, a partir del 1 de enero de 2021, las empresas que emitan facturas con arreglo a la legislación portuguesa deberán comunicar a la administración tributaria portuguesa la serie utilizada en las facturas, antes de su aplicación. Una vez comunicada la serie, la autoridad fiscal emite un código de validación para cada serie numérica comunicada.

Este código de validación se utiliza posteriormente como parte del número de identificación único que se ha denominado ATCUD. El ATCUD comprende el código de validación de la serie y un número secuencial dentro de la serie con el formato «ATCUD:Código de validación-Número secuencial». El ATCUD debe figurar en todas las facturas inmediatamente antes del código QR y ser legible en todas las páginas de la factura.

Para obtener un código de validación, los contribuyentes deben comunicar los siguientes datos a la autoridad fiscal portuguesa:

  1. La identificación de la serie de documentos;
  2. El tipo de documento, siguiendo los tipos de documento establecidos en la estructura de datos SAF-T (PT);
  3. El número inicial del número secuencial utilizado dentro de la serie;
  4. La fecha en la que se espera que el contribuyente comience a utilizar la serie para la que se requiere un código de validación;

Una vez aprobado, la autoridad fiscal crea un código de validación con un tamaño mínimo de ocho caracteres.

Según la Ordenanza, el número secuencial que también forma parte del ATCUD es una referencia obtenida de un campo específico de la versión portuguesa del fichero SAF-T.

Aunque la Ordenanza pretendía introducir los detalles del código QR, afirma que las especificaciones técnicas se publicarán en el sitio web de la autoridad fiscal. No obstante, la Ordenanza dice que debe incluirse un código QR en todas las facturas y documentos emitidos por programas informáticos certificados. También establece que el código QR debe incluirse en el cuerpo de la factura (en la primera o última página) y ser legible. Las especificaciones técnicas del código QR están disponibles en el sitio web de la autoridad fiscal .

La Ordenanza de la semana pasada no cambia el alcance de las empresas que deben utilizar software certificado para emitir facturas, ni tampoco los requisitos de certificación. Sin embargo, los contribuyentes portugueses deben, una vez más, adaptar sus actuales procesos empresariales y de cumplimiento y se ven presionados a cambiar sus sistemas antes de la fecha límite del 1 de enero de 2021.

Tome medidas

Para mantenerse al día con el cambiante panorama del cumplimiento del IVA, descargue Trends: Continuous Global VAT Compliance y síganos en LinkedIn y Twitter para estar al tanto de las novedades normativas y otras actualizaciones.

Para las empresas con actividad en Turquía, 2019 fue un año ajetreado en lo que se refiere a cambios de normativa fiscal y, en concreto, a la reforma de la facturación electrónica. Desde su primera introducción en 2012, el mandato de facturación electrónica se ha ampliado, y las empresas se han tenido que adaptar para cumplir los requisitos de 2020 en adelante. 

Según el Comunicado general sobre la Ley de Procedimiento Fiscal (Comunicado general), ha aumentado el número de contribuyentes que deben cumplir con el marco obligatorio de facturación electrónica. El Comunicado general, publicado el 19 de octubre de 2019, cubre otros documentos electrónicos como e-arşiv, notas de envío, recibos de trabajo autónomo, recibos de productores, comprobantes, notas de gastos, documentos de gastos por comisiones de seguros, pólizas de seguros, documentos de cambio de divisas y recibos bancarios.

El alcance de la facturación electrónica

Desde el 1 de julio de 2020, los contribuyentes con ingresos brutos por ventas de 5 millones de libras turcas o más en 2018 o 2019 deben cambiarse al sistema de facturación electrónica. Los contribuyentes que cumplan con estos requisitos en 2020 o después deberán cambiarse al sistema de facturación electrónica al principio del séptimo mes del siguiente año contable.

La facturación obligatoria no se basa solamente en el umbral

Las autoridades fiscales han establecido unos parámetros según sector para empresas con actividad en Turquía. Entre los contribuyentes que tendrán que cambiarse a la facturación electrónica, sin importar sus beneficios, están las empresas licenciadas por las autoridades reguladoras del mercado energético turcas, los intermediarios o comerciantes de fruta y verdura, los proveedores de servicios online que facilitan la venta por internet, los importadores y distribuidores.

El alcance de la factura e-arşiv

E-arşiv fatura se utiliza para documentar transacciones B2C, pero también en los casos en los que la otra parte de la transacción no está registrada con la TRA para la facturación electrónica. De forma similar a la factura electrónica, la factura e-arşiv ya es obligatoria para proveedores de servicios intermediarios, anunciantes online e intermediarios de publicidad online que se hayan cambiado al sistema desde el 1 de enero de 2020.

De ahora en adelante, los contribuyentes que no estén incluidos en el ámbito la facturación electrónica y e-arşiv seguirán estando obligados a emitir facturas e-arşiv mediante el portal de la Administración Tributaria de Turquía si el importe total de una factura emitida a la misma persona o institución el mismo día, incluyendo impuestos, supera las 5000 libras turcas para transacciones B2B y 30 000 libras turcas para transacciones B2C.

Turquía sigue haciendo frente a su brecha de recaudación del IVA con un mayor control de las declaraciones y exigiendo información fiscal más detallada.  Por este motivo, las empresas con actividad en Turquía necesitan estrategias de facturación electrónica potentes para cumplir con las crecientes exigencias de la transformación digital de los impuestos.

Tome medidas

Sovos lleva más de una década manteniendo a los clientes al día con la legislación de facturación electrónica en todo el mundo.

A unas dos semanas para la puesta en marcha de la primera fase obligatoria de la reforma de la facturación electrónica en India, el Consejo del GST ha decidido pisar el freno y detener el proceso. O al menos pararlo temporalmente durante un significativo periodo de 6 meses, hasta octubre de 2020.

Tras una larga lista de quejas (tanto del sector privado hacia el Consejo del GST como de este hacia el proveedor responsable de la infraestructura de TI de su red, Infosys), el Consejo ha decidido replantearse la fecha de puesta en marcha del 1 de abril en una reciente reunión celebrada el sábado 14 de marzo.

El Consejo del GST tomó varias decisiones importantes, entre las que destacan:

Las decisiones que se tomen en la 39ª reunión del Consejo del GST exigirán que se modifique la estructura legislativa (Notificaciones) publicada a principios de diciembre o que se sustituya completamente por otra para reflejar la nueva realidad. No obstante, dada la reciente volatilidad económica provocada por la pandemia actual, no sería descabellado esperar demoras aún mayores en la implementación de esta reforma. El plazo de implementación después de octubre solo será seguro cuando los mercados globales y las plataformas técnicas subyacentes de la reforma del control del GST parezcan estabilizarse.

 

Aquellos que predecían que el modelo de autorización de facturas electrónicas de Italia, FatturaPA, sería sometido a una nueva reforma, estaban en lo cierto. Agenzia delle Entrate (AdE), la autoridad fiscal italiana, ha emitido nuevas especificaciones técnicas y esquemas para las facturas B2B y B2G italianas. Pero ¿qué significan realmente estos cambios? ¿Y qué impacto tienen en los procesos empresariales?

Actualizaciones técnicas y de contenidos

En las últimas semanas se han introducido tres actualizaciones:

  1. Una nueva versión (1.6) del formato XML de FatturaPA para B2B
  2. Una nueva versión (1.3) del formato XML de FatturaPA para B2G
  3. Una nueva versión (1.8) de las especificaciones técnicas de la plataforma del SDI

La inclusión de las retenciones de impuestos (especialmente las contribuciones sociales) es uno de los nuevos requisitos de contenido para los formatos XML B2B y B2G. También hay 12 tipos de documentos nuevos (incluyendo autofacturas y documentos de integración) y 17 opciones más de tipos de transacciones (como razones para las exenciones e inversiones impositivas).

Estas actualizaciones de contenidos requieren que las empresas italianas tengan una comprensión más profunda del sistema fiscal de su país. Los cambios afectan al momento en que los contribuyentes clasifican sus suministros. En el modelo actual, las empresas italianas no tienen que preocuparse de este tema hasta que envían las declaraciones del IVA, pero con el nuevo sistema esta clasificación se llevará a cabo en tiempo real. Es probable que estas actualizaciones afecten a los procesos de negocio. Son un siguiente paso necesario para abrir camino a la próxima introducción de las declaraciones de IVA prerellenadas, una iniciativa que muchos creen que eliminará la carga administrativa y hará la vida más fácil a la mayoría de las empresas italianas.

Al mismo tiempo, los cambios adicionales derivados de las nuevas versiones de los formatos de FatturaPA tendrán un impacto técnico sobre las empresas y exigirán que estén preparadas para la implementación de tecnologías de la información. Las actualizaciones técnicas incluyen la adición de más campos, la longitud del contenido, los caracteres permitidos, los cambios de campos opcionales a obligatorios y viceversa y la frecuencia de repetición de campos.

Las nuevas especificaciones técnicas también introducen nuevas validaciones que serán realizadas por el Sistema di Interscambio (SDI), la plataforma del gobierno italiano responsable de la autorización de facturas electrónicas. La mayoría de las nuevas validaciones revisan el contenido de la factura electrónica frente al tipo de documento y de transacción indicados y requieren que los contribuyentes sean capaces de entender, procesar y reaccionar de manera adecuada a los nuevos errores.

Fechas límite de implementación

La plataforma del SDI empezará a procesar facturas B2B en el nuevo formato de FatturaPA a partir del 4 de mayo de 2020, pero la AdE obligará a usar el nuevo esquema desde el 1 de octubre de 2020 y aplicará las nuevas validaciones y errores solo después de esta fecha, según el Provvedimento del 28 de febrero de 2020. A las facturas B2G se les aplicarán distintas fechas límite, a menos que la AdE publique nuevas reglas de transición para ellas antes de esa fecha, por supuesto. Está previsto que la aplicación del nuevo esquema de facturas B2G se ponga en marcha el 1 de mayo de 2020.

En la práctica, estas fechas límite implican que, aunque los esquemas para las facturas B2B y B2G son iguales desde un punto de vista técnico, los contribuyentes deberán estar preparados para tener plazos diferentes y trabajar con dos esquemas de facturación distintos entre el 1 y el 4 de mayo.

Actualización importante

El 12 de marzo (después de la publicación de este artículo), la AdE ha vuelto a publicar la versión 1.3 de las especificaciones técnicas de FatturaPA para B2G. Aunque el número de versión sigue siendo el mismo, la versión que ha vuelto a publicar incluye una nueva fecha de entrada en vigor del nuevo esquema para B2G: el 4 de mayo. Con la aplicación del esquema para B2G el 4 de mayo, la plataforma del SDI podrá procesar los esquemas para B2G y B2B de manera simultánea y no en fechas diferentes, como se había informado previamente.

Tome medidas

Para saber más sobre lo que nos depara el futuro, descargue Tendencias en el cumplimiento continuo del IVA.

La administración tributaria turca (TRA) ha publicado el muy esperado manual de aplicación del albarán electrónico. El manual aclara cómo funcionará el proceso del albarán electrónico y da respuesta a las preguntas más frecuentes. En él se aborda también la aplicación, su ámbito y su estructura, se esbozan importantes escenarios y se ofrece información a las empresas que tienen dudas sobre la adopción del albarán electrónico.

¿Cuál es la aplicación del albarán electrónico?

El albarán electrónico es la versión electrónica del «albarán» que actualmente se imprime en papel.  Permite a la TRA supervisar regularmente los movimientos de la mercancía entregada en el entorno electrónico.

El albarán electrónico tiene las mismas calificaciones legales que el albarán habitual, pero se emite, remite, conserva y envía electrónicamente.

¿A quién afecta el mandato del albarán electrónico?

Según la circular publicada por la TRA a finales de febrero, los contribuyentes que entran en el ámbito de aplicación del albarán electrónico son:

Los contribuyentes implicados en el comercio de frutas y verduras como mayoristas o comerciantes han finalizado su transición el 1 de enero de 2020. Otros contribuyentes afectados por el mandato deben estar preparados el 1 de julio de 2020.

Los contribuyentes calificados como de riesgo o con niveles bajos de cumplimiento fiscal deben finalizar su transición a la aplicación del albarán electrónico en los tres meses siguientes al momento de ser notificados.

Otros temas incluidos en el manual de aplicación del albarán electrónico

Aparte de explicar los conceptos básicos, el manual detalla los escenarios avanzados anteriormente, dando respuesta a aspectos que resultaban confusos para los contribuyentes.

Los principales escenarios son:

Otros temas que se tratan son:

Los detalles están disponibles en turco en el sitio web de documentos electrónicos de la TRA.

Tome medidas

Sovos tiene más de una década de experiencia manteniendo a los clientes al día con la legislación de facturación electrónica en todo el mundo.

Más allá de las implicaciones descritas en nuestra última entrada de blog, el decreto ley 28/2019 no solo afecta a la facturación, también presenta modificaciones tanto a la hora de archivar como de declarar los datos fiscales.

Archivo electrónico obligatorio

Una novedad del decreto ley es la introducción explícita de la obligación de archivar las facturas electrónicas en formato electrónico, lo cual promueve aún más la adopción de formatos electrónicos. Portugal ha elegido un sistema cerrado en el que, por ley, la factura debe permanecer en el mismo formato en el que se emitió. Esto significa que incluso las empresas que no realizan facturas electrónicas, pero que sí las reciben de sus proveedores, deberán adquirir y mantener un archivo electrónico. La solución alternativa sería rechazar la factura y solicitar una versión impresa. Para el archivo, la ley no permite modificaciones en el formato de la factura.

La ley también fija los siguientes requisitos de archivo:

Es obligatorio que los contribuyentes informen a la administración tributaria de la ubicación del archivo electrónico. Todos los contribuyentes deben cumplir con las normas de transición del decreto ley en un plazo máximo de 30 días a partir de su entrada en vigor, es decir, antes del 17 de marzo de 2019.

Cambios en la presentación del SAF-T (PT)

Además de las normas de archivo electrónico, se han introducido cambios en la forma de presentar los datos de facturación a la autoridad fiscal a través de archivos SAF-T (PT), modificando las disposiciones establecidas en el decreto ley n.º 198/2012 con respecto al período de presentación del archivo SAF-T (PT). Hasta este momento, los contribuyentes podían presentar el archivo SAF-T para cumplir con las obligaciones de declaración de impuestos hasta el día 25 del mes siguiente al mes de emisión de la factura.

Ahora, entra en vigor un período de presentación de declaraciones más reducido de acuerdo con el siguiente cronograma:

Los contribuyentes aún pueden optar por declarar sus impuestos en tiempo real a través de la integración de servicios web en lugar de cargar el archivo SAF-T (PT).  El decreto ley destaca esta opción de declaración, ya que los contribuyentes que la eligen no están obligados a imprimir las facturas emitidas en operaciones B2C a menos que el comprador lo solicite explícitamente, y siempre en caso de que cumplan los requisitos de insertar el código de factura único y usar software de facturación certificado.

Tome medidas

Para obtener más información sobre lo que creemos que nos deparará el futuro, descargue el informe Tendencias: cumplimiento en facturación electrónica, y únase a nuestro grupo de LinkedIn para estar al día sobre las últimas legislaciones y otras novedades.