Cómo la mejora del proceso de recepción de facturas electrónicas puede ayudar a las empresas a optimizar el flujo de caja

Andrés Camacho
febrero 24, 2020

Desde sus orígenes en América Latina, hace 15 años, la facturación electrónica está evolucionando y extendiéndose rápidamente por todo el mundo. En 2019, solo en Latinoamérica se realizaron 32 ajustes o actualizaciones a las regulaciones de facturación electrónica y otros tres países implementaron nuevos mandatos. Con naciones como India, Grecia e Italia implementando mandatos en línea (o preparándose para hacerlo) la facturación electrónica sigue planteando un gran desafío para las multinacionales.

Un nuevo enfoque en los procesos de recepción de facturas electrónicas

En su mayoría, las empresas se han centrado en adaptar procesos clave, incluyendo nómina, documentos de entrega y la gestión de facturas de exportación, entre otros, a la emisión de facturas electrónicas. Pero la recepción de facturas es también una tarea crítica para las grandes compañías, y, por tanto, no pueden descuidarla. Incorporar procesos de cuentas por pagar (AP) para la recepción de facturas electrónicas es fundamental, tanto para mantener relaciones sólidas con los partners de negocios, como para cuidar el cumplimiento.

El proceso de recepción de facturas electrónicas presenta a las empresas multinacionales complejos desafíos operativos, incluyendo el manejo de facturas en papel de pequeños proveedores, la necesidad de desarrollar un proceso de validación fiscal para la facturación electrónica y de reducir el tiempo de conciliación para aprobar o rechazar facturas, y considerar también las regulaciones de factorización electrónica para pequeñas y medianas empresas. La incapacidad para abordar esos problemas puede traducirse en problemas de liquidez y en un flujo de caja impredecible, y dañar la relación con los proveedores.

Cómo pueden las empresas responder a los cambios en el proceso de recepción de facturas electrónicas

En un proceso de recepción tradicional, hoy desactualizado, una factura en papel debía abrirse paso a través de un laberinto burocrático que podía requerir de 35 a 60 días para completarse y que consideraba una serie de puntos de verificación, documentos a conciliar y procesos de aprobación. En el proceso antiguo, las compañías tenían problemas con el flujo de efectivo porque les era difícil pronosticar las obligaciones de las cuentas por pagar (AP). Los atrasos en los pagos solían dañar, además, las relaciones con sus proveedores.

La recepción de facturas electrónicas exige a las empresas desarrollar nuevos métodos para procesar las facturas y actualizar sus sistemas ERP con información precisa y actualizada para efectos de planificación y pronóstico.

Estas son las opciones básicas de que disponen las empresas para incorporar la recepción de facturas electrónicas en los procesos ERP:

  1. Mantener los procesos existentes. Este método aumentará el tiempo, trabajo y los recursos necesarios para cumplir con los mandatos.
  2. Personalizar el ERP agregando código desarrollado a la medida, con el objetivo de lograr mantener el ritmo de las regulaciones en empresas individuales alrededor del mundo. Este enfoque requiere determinar la funcionalidad deseada y luego contratar desarrolladores, consultores y expertos locales para llevar a cabo un proyecto masivo. Este trabajo personalizado puede requerir de 9 a 18 meses para completarse, tras los cuales recién pueden realizarse las primeras pruebas del sistema. En ese momento, es muy probable que las regulaciones en todo el mundo hayan cambiado, haciendo que el sistema quede obsoleto antes de su debut.
  3. Conectar y extender el sistema ERP utilizando la nube y/o extractores nativos. Este enfoque permite a las empresas mantenerse al día con los requisitos de facturación electrónica en todo el mundo a medida que evolucionan y cambian. También protege a las compañías multinacionales de invertir una gran cantidad de tiempo y recursos en un proyecto que finalmente producirá un sistema obsoleto. Con el método de conectar y extender, las empresas pueden adelantarse a los cambios en los mandatos y ejecutar con eficacia la conciliación de datos y la gestión de proveedores.

 

Aunque, en gran medida, la facturación electrónica tiene que ver con poner en orden los procesos de cuentas por cobrar (AR) y de emisión de facturas, las multinacionales ignoran, bajo su propio riesgo, los procesos de cuentas por pagar (AP) y de recepción de facturas electrónicas.

Las opciones para ordenar los procesos de recepción son claras.

Si bien mantener los procesos existentes es insostenible (además de posiblemente ilegal) y personalizar los sistemas ERP es una opción costosa que puede fallar; conectar y extender el ERP es un método rentable para evitar problemas de flujo de efectivo, mantener en buen pie las relaciones con los proveedores y, en última instancia, evitar multas y sanciones en los distintos países del mundo.

 

Suscríbase para más información

Manténgase actualizado con las últimas noticias de impuestos y cumplimiento fiscal que pueden afectar su negocio.

AUTOR

Andrés Camacho

Andrés Camacho es Strategy Program Manager en Sovos. En su cargo, Andrés es el responsable de conocer cada mercado donde Sovos tiene clientes, específicamente en Latinoamérica y Europa, y de desarrollar la estrategia para la producción de soluciones de cumplimiento. Andrés se unió a Sovos cuando en 2016 la compañía adquirió Invoiceware International. En esta última se desempeñaba como Product Manager y estaba a cargo de gestionar el desarrollo de los productos de facturación electrónica de la compañía.
Compartir esta publicacion

Colombia Factura Electrónica Latinoamérica
October 27, 2020
Decreto 358: Un nuevo desafío para las empresas colombianas

En la búsqueda de generar nuevos mecanismos que impulsen la transformación digital de los impuestos en Colombia, la administración tributaria de dicho país emitió, en marzo pasado, el nuevo decreto 358 de 2020, que regula diversos aspectos de la facturación electrónica. Colombia ya había experimentado un cambio sustantivo en materia fiscal cuando la DIAN impuso […]

Latinoamérica Portal de Proveedores
October 21, 2020
El AP Portal es la plataforma de Sovos para agilizar el pago de facturas a proveedores y reducir costos administrativos

Los numerosos cambios regulatorios que se han producido en Latinoamérica para la emisión y recepción de facturas en los últimos años han impuesto una serie de desafíos a las compañías, que deben buscar las mejores alternativas para cumplir con las normativas a tiempo y a la vez, administrar sus recursos eficientemente. Una de las áreas […]

Factura Electrónica Latinoamérica Perú
October 20, 2020
Nuevos cambios en la factura electrónica de Perú

SUNAT anunció recientemente una nueva resolución, la cual contempla los siguientes cambios para la factura electrónica y sus notas asociadas (recibo por honorarios electrónico y nota de crédito electrónica). • Forma de pago: se convierte en un campo obligatorio donde se deberá incluir más información en caso de ser crédito la opción seleccionada. La información contempla montos pendientes, número […]

Boleta Electrónica Latinoamérica
September 10, 2020
Sovos eReceipt, una solución global y completa para el cumplimiento del mandato de boleta electrónica

La Ley 21.210 de Modernización Tributaria, publicada en febrero pasado, ha impuesto varios desafíos a las empresas, que han debido adaptarse rápidamente a la transformación digital de los impuestos para cumplir con los nuevos mandatos exigidos por el Servicio de Impuestos Internos. Así como la facturación electrónica introdujo un cambio sustantivo a la forma en […]

Chile
September 3, 2020
Sovos afirma que las reformas tributarias actuales afectan el 20% de los costos de TI y el 100% de las operaciones diarias de las compañías en América Latina

Estas cifras, presentadas durante un webinar realizado por la compañía, revelan la importancia de que las organizaciones se preparen e integren tecnologías impositivas en sus sistemas ERP. Los constantes cambios normativos alrededor de la facturación electrónica inciden directamente en las operaciones de las compañías que compran o venden productos y servicios en Latinoamérica, afectando hasta […]