SUNAT anunció recientemente una nueva resolución, la cual contempla los siguientes cambios para la factura electrónica y sus notas asociadas (recibo por honorarios electrónico y nota de crédito electrónica).

• Forma de pago: se convierte en un campo obligatorio donde se deberá incluir más información en caso de ser crédito la opción seleccionada. La información contempla montos pendientes, número de cuotas y fechas de vencimiento de estas.

• Motivo de emisión: nuevas opciones para las notas de crédito especiales, error de RUC receptor, y descripción del bien o servicio.

• Fecha de vencimiento: se reemplaza este campo para las facturas y se hace obligatorio incluir el monto neto pendiente de pago, la fecha de vencimiento de los pagos y el monto de cada pago.

• Campos adicionales: se incluyen los siguientes campos en el esquema: retenciones de IGV, porcentaje de la retención, importe de la operación e importe de la retención.

Puede revisar la prepublicación de la resolución en el sitio web de SUNAT.

La vigencia de estos cambios está programada para el 21 de enero de 2021, lo cual demandará desarrollos importantes en todas las compañías para la aplicación de estos nuevos cambios e inversión de tiempo y recursos para realizar las pruebas alrededor de los escenarios de negocios impactados.

Estas cifras, presentadas durante un webinar realizado por la compañía, revelan la importancia de que las organizaciones se preparen e integren tecnologías impositivas en sus sistemas ERP.

Los constantes cambios normativos alrededor de la facturación electrónica inciden directamente en las operaciones de las compañías que compran o venden productos y servicios en Latinoamérica, afectando hasta el 20% de sus costos de TI y el 100% de su operación diaria.

Así lo dio a conocer Sovos, proveedor global de software de impuestos, en el webinar “Cómo evitar que las reformas tributarias impacten las transacciones de su empresa”, realizado recientemente y en el que participaron representantes de diversas compañías de la región.

“Estas reformas tributarias representan un verdadero desafío para las empresas, que en muchos casos deben actualizar los datos de sus plataformas ERP para enviar y validar las facturas electrónicas frente a la autoridad fiscal, y en otros, se ven en la obligación de incurrir en costosos desarrollos propios que deben ser actualizados con cada nueva normativa impuesta por los gobiernos”, explicó Oscar Caicedo, VP, Strategy & Operations de Sovos.

Los controles transaccionales en Latinoamérica han evolucionado rápidamente desde que surgieran las primeras iniciativas orientadas a reemplazar los procesos basados en papel a una modalidad electrónica, como parte de la creciente transformación digital de los gobiernos y las empresas. En un principio de manera opcional, hoy son cada día más los países que están demandando la obligatoriedad a través de diversos mandatos, como una forma de ejercer un mayor control sobre las transacciones y contar con información en tiempo real o casi real a nivel impositivo.

Surgida en Latinoamérica -específicamente en Chile- esta tendencia tiene distintos grados de avance en la región y está en proceso de expansión a otros países de Europa, Asia y África.  Las diferencias en la interpretación y aplicación de las normativas imponen desafíos a todas las áreas de las empresas, comenzando por las áreas fiscales y de tecnología (especialmente de las compañías multinacionales), al tener que tratar de adaptarse a todos estos cambios de manera eficiente.

Otras tendencias más recientes están incorporando nuevos requerimientos, como el del impuesto a nivel origen o destino, en que las entidades fiscales buscan mecanismos para regular y controlar el impuesto de transacciones relacionadas con los servicios digitales e e-commerce provistos en los diferentes países o con los agregadores de transacciones: plataformas de e-commerce, transportistas, o compañías multinacionales que, operando en múltiples países, ejercen una gran relevancia impositiva dentro de un país.

La cantidad y rapidez con que se incorporan nuevas regulaciones tiene directa incidencia en las plataformas ERP de las compañías, al tener que adaptarse a los nuevos requerimientos impuestos por las autoridades fiscales. “Los procesos se vuelven cada vez más disruptivos, a medida que los gobiernos introducen cambios y requieren de información continua, de calidad, y en tiempo real. Las compañías tienen dificultades para acomodar sus procesos a las demandas, lo cual tiene impactos económicos, impositivos y financieros. Las organizaciones que utilizan soluciones ERP estándar, generalmente poco flexibles a estos cambios, se ven particularmente afectadas. En este escenario es fundamental, para minimizar el efecto de las constantes reformas tributarias, contar con una solución relacionada con los procesos de facturación electrónica y reportes electrónicos que se puedan amoldar a lo que se requiere”, explicó Valentín Morello, Principal Architect, SAP Practice Manager de Sovos.

El no cumplimiento de los mandatos puede traducirse en multas y sanciones resultantes de auditorías a los documentos tributarios electrónicos de las compañías, lo que afecta directamente el desarrollo de sus negocios.

 

Demandas sobre los ERPs

“Se espera que para el 2030, la mayor parte del mundo esté operando en este tipo de régimen. Frente a este escenario, Sovos ha desarrollado una solución global, completa y escalable, basada en el entendimiento de los requerimientos de cada industria y tipo de compañía, que permite tener una visión estratégica sobre el ciclo de vida íntegro de los impuestos modernos”, explicó Oscar Caicedo. “A medida que los controles continuos sobre las transacciones se extienden alrededor del mundo, hemos puesto foco en ampliar el alcance de nuestras soluciones para abordar no solo el cumplimiento de la facturación electrónica, sino también, los aspectos fundamentales sobre la presentación de informes del impuesto al valor agregado (IVA) y la determinación de impuestos”, añadió.

La trazabilidad de la información es un factor fundamental que también abarca el proceso de recepción o de cuentas por pagar, donde se genera una interacción entre el movimiento de la mercadería o servicio asociado, y la factura correspondiente, generando nuevas obligaciones a nivel tecnológico. Esto demanda verificaciones a nivel operatorio en los ERP que antes no eran requeridas, y de manera cada vez más automatizada, porque los tiempos que el gobierno pone a disposición para responder de manera negativa a cualquier documento recibido cada vez se acorta más”, relevó Valentín Morello. “Esto afecta mucho a la logística y las operaciones, introduciendo una complejidad adicional”.

En este orden de ideas, la solución que plantea Sovos para el mercado está basada en la nube y es integrable con cualquier tipo de ERP -o ERPs de la misma compañía- conectándose de manera directa, o a través de cualquier solución intermedia que tenga una organización por políticas de seguridad. En el caso de las compañías con ERPs SAP, Sovos cuenta con una solución única en el mercado, que incorpora un integrador con extracción desde SAP que se conecta con la nube para realizar la extracción de la información concerniente a facturación electrónica y reportes continuos de forma transparente, simplificando la gestión de la información y ayudando a las empresas a cumplir con cualquier nuevo requerimiento de manera sencilla y automática.