Existen numerosos impuestos (IPT) y tasas parafiscales que gravan las primas de seguros en toda Europa. Como consecuencia de la falta de armonización fiscal, no se pueden aplicar normas generales para determinar qué impuestos existen en cada país y cómo calcular los importes correctos de los IPT.

Algunas aseguradoras no cuentan con un equipo dedicado al IPT; suele ser el caso de las aseguradoras más pequeñas. Esto puede llevar a un cálculo erróneo del IPT y puede desencadenar sanciones. Sin los conocimientos adecuados y actualizados, es fácil perderse en las normas y reglamentos.

El siguiente blog ofrece una visión general de los métodos de cálculo de impuestos, destacando algunos elementos únicos del cálculo del IPT.

Métodos de cálculo de impuestos

Existen dos métodos básicos de cálculo del impuesto en el mundo europeo del IPT

  1. Porcentaje de la prima
  2. Cantidades fijas

En primer lugar, existe un tipo impositivo. Por ejemplo, en Bulgaria (2%) las empresas pueden determinar fácilmente la cuantía del impuesto multiplicando la base imponible por este tipo impositivo. Afortunadamente, varios cálculos del IPT se basan en este modelo de tipo básico.

Mientras que en el segundo caso, la normativa local determina el importe del impuesto que debe liquidarse sobre las pólizas de seguros. Se puede mencionar como ejemplo el Stamp Duty irlandés.

Se puede decir que esto no es una ciencia espacial. Además, es fácil. Estos modelos de cálculo son sólo los básicos. La normativa del IPT se construye sobre estos modelos básicos añadiendo varias reglas específicas que hacen que los cálculos del IPT sean bastante complejos. He aquí algunos ejemplos de estas reglas específicas:

Cálculo de impuestos inverso

Para dar más color a este tema, podemos mencionar que la inversión de una línea de póliza en el cálculo no siempre da lugar a que el mismo importe de impuestos quede en posición negativa. El mejor ejemplo es el de Malta, donde no se devuelve el mismo importe del impuesto sobre actos jurídicos documentados cuando se cancela la póliza después del periodo de reflexión. En lugar de que se devuelva el mismo impuesto sobre actos jurídicos documentados pagado, se aplica un impuesto sobre actos jurídicos documentados adicional de 2,33 euros si se cumplen determinadas condiciones.

Aunque se trata de una normativa única, esto pone de manifiesto que, a la hora de anular una línea de póliza, se recomienda encarecidamente comprobar previamente las normas y aclarar si el IPT negativo puede compensarse o reclamarse y ajustar el método de cálculo en consecuencia.

Tome medidas

El cálculo del IPT requiere un conocimiento detallado de las normas y reglamentos. Sovos cuenta con un equipo de expertos en cumplimiento de la normativa para guiarle incluso en los cálculos más difíciles. Póngase en contacto con nuestro equipo hoy mismo.