Bienvenido a nuestra serie de blogs Q&A en dos partes sobre el mandato francés de facturación y presentación de informes electrónicos, que entrará en vigor en 2023-2025. Parece algo lejano, pero las empresas deben empezar a prepararse desde ahora si quieren cumplirlo.

El equipo de cumplimiento de Sovos ha vuelto para responder a algunas de las preguntas más apremiantes formuladas durante nuestro seminario web .

En nuestra primera entrada del blog hemos esbozado el nuevo mandato, la facturación electrónica en concreto, y las preguntas en torno a este tema.

Este blog examinará la otra cara del mandato: las obligaciones de notificación electrónica. Éstas se aplicarán a las transacciones B2C y B2B transfronterizas en Francia, que deberán notificarse periódicamente.

Pagos Informes electrónicos

En primer lugar, veamos las preguntas más comunes en torno a la declaración electrónica de pagos.

¿Cuáles son los estados de las facturas y de los pagos que hay que comunicar?

Aquí hay una diapositiva de nuestro seminario web que muestra los estados de las facturas, si son obligatorias, recomendadas o libres, los orígenes, la acción a tomar si se rechazan, los datos del estado y cuándo hay que informar:

¿Quién es el responsable de la notificación electrónica de los pagos? ¿El comprador, el vendedor o ambos?

Inicialmente se rumoreó que sería tanto por parte del comprador como del vendedor, pero la última información de la DGFIP establece claramente que será responsabilidad del vendedor informar del estado de la factura y, en su caso, de su estado de pago.

Sin embargo, es necesario aclarar algo más, ya que el vendedor depende de la respuesta del comprador en algún estado (por ejemplo, "factura rechazada").

Requisitos de certificación de la plataforma "Partner

Su proyecto de facturación e informes electrónicos no puede realizarse de forma aislada. Se trata de un proyecto importante con muchas dependencias que implican a terceros externos.

Habrá uno o, con toda probabilidad, varios terceros en medio de la cadena de transacciones. Entre ellos estará Chorus Pro, elegida por el Gobierno francés como plataforma oficial y obligatoria para que las empresas emitan facturas electrónicas a las administraciones públicas.

Esta sección cubre las preguntas más comunes sobre los requisitos de certificación de la plataforma de socios.

¿Existe una lista de plataformas asociadas oficiales validadas?

En el taller de la DGFIP del 13 de julio de 2021 dedicado a esta cuestión se destacó que habría un proceso de registro para las plataformas de terceros, así como para los contribuyentes que quisieran gestionar su propia plataforma.

El proceso de inscripción constará de dos fases:

Fase 1. Una selección previa por parte de las autoridades fiscales basada en el perfil general del candidato (por ejemplo, ¿está al día en sus obligaciones de pago de impuestos?) y los servicios que propone;

Fase 2. En un plazo de 12 meses tras el registro, habría que realizar una auditoría independiente que demostrara que la plataforma cumple los requisitos del DGFIP, como por ejemplo

Otros puntos clave a tener en cuenta son:

Calendario de aplicación

¿Cuál es la expectativa actual sobre cuándo los campos exactos requeridos serán suministrados por el gobierno (especificaciones de la factura con todos los campos y valores requeridos)?

Los archivos Excel están disponibles como un documento borrador a un nivel muy detallado que Sovos puede proporcionar a petición. Las especificaciones definitivas deberían conocerse a finales de septiembre de 2021.

Tome medidas

¿Todavía tiene preguntas sobre la presentación de informes electrónicos? Acceda a nuestro seminario web a la carta para obtener más información y consejos sobre cómo cumplir con la normativa.

A partir de 2023, las normas francesas sobre el IVA obligarán a las empresas a emitir facturas por vía electrónica para las transacciones nacionales con los sujetos pasivos y a obtener la "liquidación" de la mayoría de las facturas antes de su emisión. Otras transacciones, como las transfronterizas y las B2C, se notificarán a la autoridad fiscal de forma "normal".

Será una tarea importante para las empresas afectadas y, aunque falta más de un año para que se produzcan los cambios, la planificación debe empezar ya. Pero, ¿qué significa la planificación en el contexto de la implantación del control continuo de las transacciones (CTC)? ¿Qué han aprendido las empresas que están en la cúspide de esta transformación cuando se enfrentan al mismo reto en países como Italia, India, México y España? ¿Y cómo pueden las empresas aprovechar esas mejores prácticas para futuras implantaciones de CTC?

Compartimos los puntos que las empresas deben tener en cuenta a la hora de planificar cualquier implantación del CTC, que pueden utilizarse como lista de control para el mandato de Francia 2023 para ayudarle a prepararse.

Entienda los nuevos cambios y esté atento a lo que se avecina

Entender cómo se ven afectados su negocio y sus operaciones

Diseñar o evaluar posibles soluciones

Ejecutar la solución

Una vez que haya respondido a las preguntas anteriores, estará en una buena posición tanto para planificar la hoja de ruta que garantice procesos conformes a tiempo para la entrada en vigor, como para estimar el coste y asegurar la financiación necesaria para el proyecto.

Tome medidas

Regístrese en nuestro seminario web Cómo cumplir con el mandato de facturación electrónica de Francia o Póngase en contacto con nuestros expertos que pueden ayudarle a prepararse.

Francia está introduciendo controles continuos de las transacciones (CTC). A partir de 2023, Francia implantará una obligación de compensación y notificación electrónica de la facturación electrónica B2B. Con estos amplios requisitos, junto con la obligación de facturación electrónica B2G que ya es obligatoria, el Gobierno pretende aumentar la eficiencia, reducir los costes y luchar contra el fraude. Obtenga más información.

Francia muestra una sólida comprensión de este complejo tema del CTC, pero aún quedan algunos interrogantes.

Introducción

Francia anuncia cambios en el IVA impulsados por las reformas internacionales para los controles continuos de las transacciones del IVA («Controles continuos de las transacciones» o «CTC»). El Gobierno francés pretende aumentar la eficacia, reducir los costes y luchar contra el fraude mediante la implantación de la liquidación obligatoria de facturas electrónicas B2B. Esto, unido a la obligación de presentar informes electrónicos , proporciona a la administración fiscal todos los datos pertinentes de las transacciones B2B y B2C. Se empezará por las grandes empresas.

Un sistema mixto de CTC

En el informe «El IVA en la era digital en Francia» («La TVA à l’ère du digital en France»), la Direction Générale des Finances Publiques -o DG-FIP- describe su objetivo de aplicar esta solución mixta. La base será la liquidación obligatoria de las facturas electrónicas (idealmente para todas las facturas, sin excepciones como los importes límite, etc.).

Esto proporcionará a la autoridad fiscal los datos relativos a cualquier transacción nacional B2B. Sin embargo, para poder combatir eficazmente el fraude, incluido el de tipo carrusel, esto no es suficiente; necesitan tener acceso a todos los datos de las transacciones. Por lo tanto, los datos que la autoridad fiscal no recibirá como parte del proceso de compensación de facturas electrónicas -en particular las facturas B2C y las facturas emitidas por proveedores extranjeros que no estarán sujetas a un mandato nacional francés, así como determinados datos de pago- estarán sujetos a una obligación complementaria de notificación electrónica. (La obligación de comunicar estos últimos datos por vía electrónica no significa que las facturas subyacentes deban ser facturas electrónicas; las partes pueden seguir transmitiendo en papel entre ellas).

La arquitectura de compensación

El informe describe cómo la DG-FIP ha considerado dos posibles modelos para el proceso de liquidación de facturas electrónicas. Esto es a través del portal central Chorus Pro (actualmente el punto de liquidación de todas las facturas B2G). Se trata del modelo V y del modelo Y.

En el modelo V hay una plataforma pública que sirve de punto de liquidación; la plataforma central Chorus Pro es la única plataforma autorizada a través de la cual se puede transmitir la factura al comprador o, en su caso, al proveedor de servicios del comprador.

El modelo Y incluye, además de la plataforma central, a terceros proveedores de servicios certificados, que están autorizados a compensar y transmitir las facturas entre las partes que realizan las transacciones. Esta alternativa es la preferida por la comunidad de proveedores de servicios. Por esta razón, y porque este modelo es más resistente al no estar expuesto a un único punto de fallo, el informe parece favorecer el modelo Y.

Línea de tiempo

En cuanto al calendario, a partir de enero de 2023, todas las empresas deberán poder recibir facturas electrónicas a través del sistema centralizado. En cuanto a la emisión, se prevé un despliegue similar al del mandato de factura electrónica B2G, empezando por las grandes empresas.

Desafíos y camino a seguir

El informe sienta una buena base para el despliegue de este sistema mixto de CTC. Sin embargo, habrá que aclarar muchas cuestiones para permitir una implantación sin problemas. Algunas de ellas bastante fundamentales.

      • El modelo propuesto implica que la administración fiscal francesa debe reflexionar sobre los detalles de la certificación de los proveedores de servicios.
      • La relación entre el régimen de CTC de alto nivel propuesto y las normas preexistentes en materia de integridad y autenticidad de la facturación electrónica. Es necesario aclarar la versión francesa del SAF-T (FEC) y las opciones de declaración digital del IVA. Sobre este último tema, la ley presupuestaria francesa para 2020 que inició este movimiento hacia los CTCs sugirió que las declaraciones de IVA precargadas son uno de los objetivos clave, incluso si esto no figura de forma prominente en el informe de la DG-FIP.
      • Quedan algunos interrogantes sobre el servicio de archivo central asociado al sistema CTC.
      • El directorio central de direcciones de facturación electrónica propuesto requiere un diseño cuidadoso (incluyendo el mantenimiento) y su implementación.

El informe propone un despliegue progresivo y pedagógico. Esto garantizará que las empresas gestionen este cambio -para algunos radical- hacia la facturación y la información electrónicas. Se hace referencia a los principios prácticos de la CCI sobre el CTC , señalando específicamente la importancia de la notificación temprana y el consejo de la CCI de dar a las empresas al menos 12-18 meses para prepararse. El primer plazo se cumple dentro de poco más de dos años. Esto deja sólo de 6 a 12 meses para que la administración fiscal francesa resuelva todos los detalles y adopte las leyes, decretos y directrices pertinentes. Esto si las empresas tienen lo que la CCI considera un tiempo razonable para adaptarse.