Más de 170 países de todo el mundo han implantado un sistema de IVA, y algunos de los más recientes en adoptarlo son los países del Golfo. En un intento de diversificar los recursos económicos, los países del Golfo han pasado la última década investigando otras formas de financiar sus servicios públicos.

Por ello, en 2016 el CCG (Consejo de Cooperación del Golfo), formado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Kuwait, Qatar y Omán, firmó el Acuerdo Común del IVA para introducir un sistema de IVA con un tipo del 5%.

El primer paso: Adopción del IVA en el CCG

Tras el acuerdo sobre el IVA, Arabia Saudí y los EAU aplicaron el IVA en 2018. Bahréin le siguió con un régimen de IVA en 2019. Recientemente, Omán aplicó un IVA del 5% a partir de abril de 2021 y, de cara al futuro, se espera que tanto Qatar como Kuwait promulguen leyes de IVA durante el próximo año.

El segundo paso: La digitalización del IVA

Tras la implantación del IVA y el aumento del tipo del IVA del 5% al 15%, Arabia Saudí ha dado el siguiente paso para digitalizar los mecanismos de control del cumplimiento del IVA.

El Reglamento de Facturación Electrónica promulgado en diciembre de 2020 establece la obligación de que todos los sujetos pasivos residentes generen y almacenen las facturas electrónicamente. Esta obligación se aplicará a partir del 4 de diciembre de 2021.

Arabia Saudí ha hecho un progreso considerable desde que introdujo el IVA por primera vez en 2018. Se espera que el Reglamento de facturación electrónica saudí no solo fomente la digitalización y la automatización para las empresas, sino que también logre la eficiencia en los controles del IVA y mejores datos macroeconómicos para su autoridad fiscal, un avance que probablemente será replicado por otros países del CCG en breve.

Teniendo en cuenta los esfuerzos que supone la digitalización de los procesos gubernamentales y el calendario de implantación del IVA, el siguiente candidato para la adopción de una facturación electrónica similar sería probablemente los EAU. Aunque actualmente no hay planes para un marco obligatorio, los EAU han anunciado audaces planes de digitalización general. Según , el sitio web del gobierno de los EAU, "En 2021, el gobierno inteligente de Dubái estará completamente libre de papel, eliminando más de mil millones de piezas de papel utilizadas para las transacciones gubernamentales cada año, ahorrando tiempo, recursos y el medio ambiente."

La generalización de la digitalización del IVA suele ser la segunda reforma tras la adopción del IVA. Dado que Bahrein y Omán también cuentan con sistemas de IVA, la introducción de la facturación electrónica obligatoria en los próximos años en estos países no sería una sorpresa. La adopción de la facturación electrónica en Qatar y Kuwait dependería del éxito de la implantación del IVA, por lo que no es fácil estimar cuándo comenzará su andadura de digitalización del IVA, pero no cabe duda de que se producirá en algún momento.

El siguiente paso para la adopción del IVA en el CCG

Tras la adopción de la facturación electrónica, los países del Golfo pueden seguir digitalizando otros procesos del IVA, incluidas las declaraciones del IVA. La precomposición de las declaraciones del IVA utilizando los datos recogidos a través de los sistemas de facturación electrónica es otra tendencia hacia la que se encaminan los países.

Independientemente de la forma de la digitalización, habrá muchas partes móviles en lo que respecta al IVA y su ejecución. Las empresas que operan en la región deben estar preparadas para invertir en sus procesos de cumplimiento del IVA para evitar multas innecesarias y riesgo de reputación por incumplimiento.

Tome medidas

Para saber más sobre lo que creemos que nos depara el futuro, descargue VAT Trends: Hacia un control continuo de las transacciones. Síganos en LinkedIn y Twitter para estar al día de las novedades y actualizaciones normativas.

A current mega-trend in VAT is continuous transaction controls (CTCs), whereby tax administrations increasingly request business transaction data in real-time, often pre-authorising data before a business can progress to the next step in the sales or purchase workflow.

When a tax authority introduces CTCs, companies tend to view this as an additional set of requirements to be implemented inside ERP or transaction automation software by IT experts. This kneejerk reaction is understandable as implementation timelines tend to be short and potential sanctions for non-compliance significant.

But businesses would do better to approach these changes as part of an ongoing journey to avoid inefficiencies and other risks. From a tax authority perspective, CTCs are not a standalone exercise but part of a wider digital transformation strategy where all data that can be legally accessed for audit purposes is transmitted to them electronically.

It’s all about the data

In many tax authorities’ vision of digitization, each category of data is received at ‘organic’ intervals that follow the natural cadence of data processing by the businesses and data needs of governments.

Tax administrations use digitization to access data more conveniently, on a more granular level, and more frequently.

A business that doesn’t consider this continuum from the old world of reporting and audit to the new world of automated data exchange risks over-focusing on the ‘how’ – the orchestration of messages to and from a CTC platform – rather than keeping a close eye on the ‘why’ – transparency of business operations.

Data received quicker and in a structured, machine-exploitable format is infinitely more valuable for tax administrations as it gives them an opportunity to perform deeper analysis of both varying taxpayer and third-party sources of data.

If your business data is incomplete or faulty, you are likely exposing yourself to increased audits, as your bad data is under scrutiny and more transparent to the taxman.

Put differently, in a digitized world of tax, garbage-in will translate to garbage-out.

How to prepare for CTCS – automation is key

Many companies already have the magic formula to fix these data issues at their fingertips. Start by preparing for this wave of VAT digitization with a project to analyse internal data issues and work with upstream internal and external stakeholders – including suppliers – to fix them.

Tools designed to introduce automated controls for VAT filing processes can help achieve better insight into the upstream data issues that need ironing out. These same tools can also help you through the CTC journey by re-using data extraction and integration methods set up for VAT reporting for CTC transmission, thereby creating better data governance and keeping a connection between these two naturally linked processes.

A lot of bad data stems from residual paper-based processes such as paper or PDF supplier invoices or customer purchase orders. Taking measures now to switch to automated processes based on structured, fully machine-readable alternatives will make a big difference.

Improving invoice data is not the only challenge. With the inevitable broadening of document types to be submitted under CTC rules (from invoice to buy-side approval messages, to transport documents and payment status data) tax administrations will cross-check more and more of your data, as well as trading partners’ and third parties’ data — think financial institutions, customs, and other available data points.

Tax administrations are unlikely to stop their digitization efforts at indirect tax. Mandates to introduce The Standard Audit File for Tax (SAF-T ) and similar e-accounting requirements show how quickly countries are moving away from the old world of tax and onsite audits.

All this data, from multiple sources with strong authentication, will paint an increasingly detailed and undeniable picture of your business operations. It is just a matter of time before corporate income tax returns will be pre-filled by tax administrations who expect little to no legitimate changes from your side.

‘Substance over form’ is a popular aphorism in the world of tax. As more business applications and data streams become readily accessible by tax administrations, you need to start considering data quality and consistency as a first step towards thriving in the world of digitized tax enforcement.

Aim for more, not less, insight into your business than the taxman

In the end, tax administrations want to understand your business. They don’t just want data, they want meaningful information on what you do, why you do it, how you trade, with whom and when. This is also exactly what your owners and management want.

So the ultimate goals are the same between businesses and tax administrations – it’s just that businesses will often prioritise operational efficiency and financial objectives whereas tax administrations focus on getting the best, most objective information possible.

Tax administrations introducing CTCs as an objective may be a blessing in disguise, and there are benefits of introducing better analytics to your business to comply with tax administration requirements.

The real value lies in real-time insight into business operations and financial indicators such as cash management or supply chain weaknesses. This level of instant insight into your own business also enables you to always be one step ahead, leaving you in control of the picture your data is providing to governments.

CTCs are the natural next step on a journey to a brave new world of business transparency.

Take Action

Download VAT Trends: Toward Continuous Transaction Controls for other perspectives on the future of tax. Follow us on LinkedIn and Twitter to keep up-to-date with regulatory news and developments.

 

El 28 de junio de 2021, el Ministerio de Finanzas griego anunció que el mandato myDATA se ha pospuesto hasta el otoño de 2021. Esto se debe al impacto financiero adverso de la pandemia en las empresas y el país.

El despliegue gradual comienza en septiembre de 2021 y está previsto que finalice en noviembre de 2021. La notificación retroactiva de los datos históricos (datos emitidos hasta la fecha de entrada en funcionamiento de myDATA) debe realizarse hasta finales de marzo de 2022.

Para la declaración de los datos de ingresos de , deben ser declarados:

Para 2021, no hay obligación de informar sobre las clasificaciones de los gastos.

Para la notificación de los datos de los puntos de venta de :

Se espera que el sistema myDATA suprima la obligación de presentar los informes periódicos de facturación griegos (συγκεντρωτικές καταστάσεις πελατών – προμηθευτών), que se consideran una carga administrativa para los contribuyentes griegos. La AADE espera que el nuevo plan de implantación gradual dé a los contribuyentes tiempo suficiente para prepararse para el nuevo sistema de control de las transacciones continuas.

Tome medidas

Póngase en contacto con nosotros para hablar de cómo podemos ayudar a su empresa a prepararse para los próximos requisitos de myDATA. Síganos en LinkedIn y Twitter para estar al día de las últimas noticias y actualizaciones normativas.

La Autoridad General de Zakat e Impuestos (GAZT) publicó anteriormente un proyecto de normas sobre «Controles, requisitos, especificaciones técnicas y normas de procedimiento para la aplicación de las disposiciones del Reglamento sobre facturación electrónica», cuyo objetivo es definir los requisitos y controles técnicos y de procedimiento para el próximo mandato de facturación electrónica. La GAZT ha finalizado y publicado recientemente el proyecto de normas de facturación electrónica en Arabia Saudí.

Mientras tanto, el nombre de la autoridad fiscal ha cambiado debido a la fusión de la Autoridad General de Zakat e Impuestos (GAZT) y la Autoridad General de Aduanas para formar la Autoridad de Zakat, Impuestos y Aduanas (ZATCA).

Las normas finalizadas incluyen un cambio en la fecha de entrada en vigor de la segunda fase, que pasa del 1 de junio de 2022 al 1 de enero de 2023. Revelan el plazo para comunicar las facturas B2C (simplificadas) a la plataforma de la autoridad fiscal para la segunda fase.

Según las normas definitivas, el sistema de facturación electrónica de Arabia Saudí tendrá dos fases principales.

Sistema de facturación electrónica de Arabia Saudí: La primera fase

La primera fase de comienza el 4 de diciembre de 2021 y exige a todos los contribuyentes residentes que generen, modifiquen y almacenen las facturas y notas electrónicas (notas de crédito y débito).

La normativa final establece que las empresas deben generar las facturas electrónicas y sus notas asociadas en un formato electrónico estructurado. Por tanto, los datos en formato PDF o Word no son facturas electrónicas. La primera fase no exige un formato electrónico específico. Sin embargo, dichas facturas y notas deben contener toda la información necesaria. La primera fase exige que las facturas B2C incluyan un código QR.

Hay una serie de funcionalidades prohibidas para las soluciones de facturación electrónica para la primera fase:

Sistema de facturación electrónica de Arabia Saudí: La segunda fase

La segunda fase de traerá consigo el requisito adicional de que los contribuyentes transmitan facturas electrónicas además de notas electrónicas a la ZATCA.

La normativa final establece que la segunda fase comenzará el 1 de enero de 2023 y se desarrollará en diferentes etapas. Se prescribe un régimen de compensación para las facturas B2B, mientras que las facturas B2C deben comunicarse a la plataforma de la autoridad fiscal en las 24 horas siguientes a su emisión.

Como resultado de los requisitos de la segunda fase, el sistema de facturación electrónica saudí se clasificará como sistema de facturación electrónica CTC a partir del 1 de enero de 2023. Todas las facturas electrónicas deben emitirse en formato XML basado en UBL. Las facturas fiscales pueden distribuirse en formato XML o PDF/A-3 (con XML incrustado). Los contribuyentes deben distribuir las facturas simplificadas (es decir, B2C) en papel.

En la segunda fase, una solución de facturación electrónica conforme debe tener las siguientes características:

La segunda fase aportará, además, funcionalidades adicionales prohibidas para las soluciones de facturación electrónica, además de los requisitos mencionados en la primera fase:

¿Qué es lo próximo para el sistema de facturación electrónica de Arabia Saudí?

Tras la publicación de las normas definitivas, la ZATCA está organizando talleres para informar a las partes interesadas del sector.

Algunos de los detalles siguen siendo poco claros en este momento, sin embargo, las autoridades saudíes han tenido mucho éxito en la comunicación de los objetivos a largo plazo de la aplicación de su sistema de facturación electrónica, así como en la puesta a disposición de una documentación clara y en la oportunidad de recibir comentarios sobre la documentación publicada para cada fase. Esperamos que se proporcionen las orientaciones necesarias en un futuro próximo.

Tome medidas

Póngase en contacto con nosotros para hablar de sus necesidades en materia de IVA en Arabia Saudí. Además, para saber más sobre lo que creemos que nos depara el futuro, descargue VAT Trends: Hacia un control continuo de las transacciones.

Francia está introduciendo controles continuos de las transacciones (CTC). A partir de 2023, Francia implantará una obligación de compensación y notificación electrónica de la facturación electrónica B2B. Con estos amplios requisitos, junto con la obligación de facturación electrónica B2G que ya es obligatoria, el Gobierno pretende aumentar la eficiencia, reducir los costes y luchar contra el fraude. Obtenga más información.

Francia muestra una sólida comprensión de este complejo tema del CTC, pero aún quedan algunos interrogantes.

Introducción

Francia anuncia cambios en el IVA impulsados por las reformas internacionales para los controles continuos de las transacciones del IVA («Controles continuos de las transacciones» o «CTC»). El Gobierno francés pretende aumentar la eficacia, reducir los costes y luchar contra el fraude mediante la implantación de la liquidación obligatoria de facturas electrónicas B2B. Esto, unido a la obligación de presentar informes electrónicos , proporciona a la administración fiscal todos los datos pertinentes de las transacciones B2B y B2C. Se empezará por las grandes empresas.

Un sistema mixto de CTC

En el informe «El IVA en la era digital en Francia» («La TVA à l’ère du digital en France»), la Direction Générale des Finances Publiques -o DG-FIP- describe su objetivo de aplicar esta solución mixta. La base será la liquidación obligatoria de las facturas electrónicas (idealmente para todas las facturas, sin excepciones como los importes límite, etc.).

Esto proporcionará a la autoridad fiscal los datos relativos a cualquier transacción nacional B2B. Sin embargo, para poder combatir eficazmente el fraude, incluido el de tipo carrusel, esto no es suficiente; necesitan tener acceso a todos los datos de las transacciones. Por lo tanto, los datos que la autoridad fiscal no recibirá como parte del proceso de compensación de facturas electrónicas -en particular las facturas B2C y las facturas emitidas por proveedores extranjeros que no estarán sujetas a un mandato nacional francés, así como determinados datos de pago- estarán sujetos a una obligación complementaria de notificación electrónica. (La obligación de comunicar estos últimos datos por vía electrónica no significa que las facturas subyacentes deban ser facturas electrónicas; las partes pueden seguir transmitiendo en papel entre ellas).

La arquitectura de compensación

El informe describe cómo la DG-FIP ha considerado dos posibles modelos para el proceso de liquidación de facturas electrónicas. Esto es a través del portal central Chorus Pro (actualmente el punto de liquidación de todas las facturas B2G). Se trata del modelo V y del modelo Y.

En el modelo V hay una plataforma pública que sirve de punto de liquidación; la plataforma central Chorus Pro es la única plataforma autorizada a través de la cual se puede transmitir la factura al comprador o, en su caso, al proveedor de servicios del comprador.

El modelo Y incluye, además de la plataforma central, a terceros proveedores de servicios certificados, que están autorizados a compensar y transmitir las facturas entre las partes que realizan las transacciones. Esta alternativa es la preferida por la comunidad de proveedores de servicios. Por esta razón, y porque este modelo es más resistente al no estar expuesto a un único punto de fallo, el informe parece favorecer el modelo Y.

Línea de tiempo

En cuanto al calendario, a partir de enero de 2023, todas las empresas deberán poder recibir facturas electrónicas a través del sistema centralizado. En cuanto a la emisión, se prevé un despliegue similar al del mandato de factura electrónica B2G, empezando por las grandes empresas.

Desafíos y camino a seguir

El informe sienta una buena base para el despliegue de este sistema mixto de CTC. Sin embargo, habrá que aclarar muchas cuestiones para permitir una implantación sin problemas. Algunas de ellas bastante fundamentales.

      • El modelo propuesto implica que la administración fiscal francesa debe reflexionar sobre los detalles de la certificación de los proveedores de servicios.
      • La relación entre el régimen de CTC de alto nivel propuesto y las normas preexistentes en materia de integridad y autenticidad de la facturación electrónica. Es necesario aclarar la versión francesa del SAF-T (FEC) y las opciones de declaración digital del IVA. Sobre este último tema, la ley presupuestaria francesa para 2020 que inició este movimiento hacia los CTCs sugirió que las declaraciones de IVA precargadas son uno de los objetivos clave, incluso si esto no figura de forma prominente en el informe de la DG-FIP.
      • Quedan algunos interrogantes sobre el servicio de archivo central asociado al sistema CTC.
      • El directorio central de direcciones de facturación electrónica propuesto requiere un diseño cuidadoso (incluyendo el mantenimiento) y su implementación.

El informe propone un despliegue progresivo y pedagógico. Esto garantizará que las empresas gestionen este cambio -para algunos radical- hacia la facturación y la información electrónicas. Se hace referencia a los principios prácticos de la CCI sobre el CTC , señalando específicamente la importancia de la notificación temprana y el consejo de la CCI de dar a las empresas al menos 12-18 meses para prepararse. El primer plazo se cumple dentro de poco más de dos años. Esto deja sólo de 6 a 12 meses para que la administración fiscal francesa resuelva todos los detalles y adopte las leyes, decretos y directrices pertinentes. Esto si las empresas tienen lo que la CCI considera un tiempo razonable para adaptarse.

A unas dos semanas para la puesta en marcha de la primera fase obligatoria de la reforma de la facturación electrónica en India, el Consejo del GST ha decidido pisar el freno y detener el proceso. O al menos pararlo temporalmente durante un significativo periodo de 6 meses, hasta octubre de 2020.

Tras una larga lista de quejas (tanto del sector privado hacia el Consejo del GST como de este hacia el proveedor responsable de la infraestructura de TI de su red, Infosys), el Consejo ha decidido replantearse la fecha de puesta en marcha del 1 de abril en una reciente reunión celebrada el sábado 14 de marzo.

El Consejo del GST tomó varias decisiones importantes, entre las que destacan:

Las decisiones que se tomen en la 39ª reunión del Consejo del GST exigirán que se modifique la estructura legislativa (Notificaciones) publicada a principios de diciembre o que se sustituya completamente por otra para reflejar la nueva realidad. No obstante, dada la reciente volatilidad económica provocada por la pandemia actual, no sería descabellado esperar demoras aún mayores en la implementación de esta reforma. El plazo de implementación después de octubre solo será seguro cuando los mercados globales y las plataformas técnicas subyacentes de la reforma del control del GST parezcan estabilizarse.