Imagine este escenario.

Su socio comercial le cambia las reglas a mitad de camino y su capacidad para hacer negocios con él depende ahora de que cambie toda su estructura de información para satisfacer sus nuevas exigencias.

Ah, sí, también debo mencionar que el plazo para cumplir con estas exigencias es extremadamente ajustado y, si no lo hace, puede olvidarse de hacer negocios en su región hasta que lo consiga. Y si en algún momento en adelante no cumple con estas normas, pueden multarle o cerrarle el paso.

¿Suena descabellado? No lo es. Es exactamente lo que está ocurriendo en los principales mercados económicos, desde Brasil hasta Italia y partes de Asia y África. Verá, los gobiernos han alcanzado a las empresas en lo que respecta a la tecnología y, en muchos aspectos, las han superado en lo que respecta a la digitalización.

¿Qué significa esto para usted?

Significa que los gobiernos han adoptado ahora un enfoque más proactivo en la revisión de las transacciones financieras y exigen informes en tiempo real. Como parte de eso, han implementado la aplicación en tiempo real para garantizar que se está cumpliendo con las especificaciones obligatorias adecuadas. Para lograrlo, han tomado residencia permanente dentro de su pila de datos. Y no se equivoque, cuando se trata de la facturación electrónica, ellos llevan la voz cantante.

Un poco de antecedentes.

Los gobiernos de todo el mundo están implantando la facturación electrónica obligatoria por su capacidad para facilitar el cumplimiento de las normas y rastrear el fraude de forma rápida y eficaz. La notificación a posteriori, que había sido la norma hasta ahora, era más difícil de aplicar y requería largas y costosas auditorías para recuperar lo que se debía por derecho. Muchas organizaciones no se tomaron en serio las sanciones y se limitaron a reservar algo de dinero para hacer frente a estos inconvenientes a medida que iban surgiendo.

Este enfoque dio lugar a una brecha fiscal que sigue creciendo. En 2019, la brecha del IVA de los 28 estados miembros de la Unión Europea fue de más de 134.400 millones de euros para todos los estados miembros juntos. Esto se había convertido en algo insostenible e inaceptable para muchos gobiernos, por lo que se hizo una nueva tecnología centrada en la digitalización para garantizar que todos los ingresos legalmente debidos se recaudaran a tiempo y en su totalidad. El incumplimiento daría lugar a medidas de ejecución más rápidas e impactantes.

Esta tendencia está creciendo rápidamente con países de todo el mundo que adoptan nuevos mandatos y metodologías para el seguimiento y la aplicación de las normas. En los próximos cinco años se espera que casi todos los países que emplean el sistema de imposición del IVA actualicen sus sistemas en cierta medida.

No se equivoque. Debido a las exigencias de información en tiempo real, se trata de un problema informático, no de una cuestión fiscal. Para las empresas multinacionales que hacen negocios en docenas de países, podría haber algunos momentos dolorosos en el camino si no planifican con tiempo y desarrollan una estrategia sólida para cada uno de los lugares en los que tienen operaciones.

Estos son mis consejos para cumplir con los mandatos del gobierno y garantizar que las operaciones continúen sin interrupción. 

La TI debe centrarse en el objetivo final: implementar un enfoque centralizado para gestionar estas leyes de facturación electrónica exigidas por el gobierno para garantizar un enfoque globalmente coherente para todas las presentaciones digitales. No puedo exagerar la importancia de las sinergias de aplicación a medida que los requisitos aumentan y se amplían. Esto sólo va a ser más complejo a medida que pase el tiempo.

Y quizás lo más importante, no tenga miedo de pedir ayuda. Es un asunto complicado que cambia cada día. No es el momento ni el tema para intentar hacerlo por su cuenta.

Toma la iniciativa

Póngase en contacto con nuestros expertos para obtener más ayuda e información:
Contáctenos